Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia y recoger datos anónimos de navegación. Si continuas navegando damos por entendido que aceptas su uso Más información...

Habla la vela de vuestra boda

Dejad que arda una vela el día de vuestra boda. Es un símbolo que alumbra y acompaña.

Después de pasados algunos años debe recordaros lo que hoy os habéis prometido.

La vela del día de vuestra boda os susurra al oído:

"Lo he visto. Mi llama estaba presente cuando os cogisteis las manos y regalasteis vuestro corazón.

Soy algo más que una simple vela. Soy un testigo mudo en la casa de vuestro amor y continuaré viviendo en vuestro hogar.

En los días en que brille el sol no necesitaréis encenderme.

Pero cuando sintáis una gran alegría, cuando un niño esté en camino o cualquier otra bella estrella brille en el horizonte de vuestras vidas, encendedme.

Encendedme cuando anochezca, cuando irrumpa en vosotros una tormenta, cuando surja la primera pelea.

Encendedme cuando haya que dar el primer paso y no sepáis cómo; cuando sea necesaria una explicación y no encontréis las palabras; cuando queráis abrazaros y los brazos estén paralizados, encendedme.

Mi luz será para vosotros un signo claro. Habla su propia idioma, el idioma que todos entendemos.

Soy la vela del día de vuestra boda.

Dejadme arder mientras sea necesario, hasta que los dos unidos mejilla con mejilla, podáis apagarme.


Entonces os diré agradecida: Hasta la próxima vez".

Phil Bosman